Indicaciones de la medicina osteopática:
En Europa, hoy en día, el campo de operaciones del osteópata profesional se encuentra en la primera línea de la atención médica.
De hecho, como colectivo profesional, los osteópatas han reclamado esta función.
Los pacientes no necesitan ser referidos por un médico general o especialista con el fin de concertar una cita con un osteópata.
Siempre que sea posible, los osteópatas trabajarán junto a médicos, y especialistas de otras disciplinas de la salud, de forma multidisciplinar, con el consentimiento del paciente.
La profesión osteopática se mantiene independiente en términos de las acciones (la experiencia, el diagnóstico, la seguridad, el cuidado), la actitud (el respeto, manejo de la información, la relación de confianza y la conciencia de la responsabilidad) y la organización del trabajo (la eficiencia, la protección, el derecho a quejarse) del osteópata.
En qué campos de atención primaria puede actuar la Osteopatía?
La osteopatía puede ser complementaria, así como una alternativa a los tratamientos médicos más estándar.
Junto a su función curativa, la osteopatía también tiene, en virtud de su marco conceptual, un lugar dentro de la medicina preventiva.
La Osteopatía se utiliza para tratar los trastornos músculo-esqueléticos, y los no músculo-esqueléticos funcionales.
La Medicina Osteopática está menos preocupada por el diagnóstico de enfermedades que por las causas estructurales o funcionales que han puesto en peligro la salud, por lo que no es muy informativo presentar una lista de enfermedades para las que el tratamiento osteopático puede ayudar.
En consecuencia, el siguiente listado se ofrece sólo como una guía general, no exhaustiva, para la variada gama de motivos de consulta que los pacientes puedan llevar a su osteópata.

  • Problemas relacionados con los sistemas músculo-esquelético y nervioso, como el dolor, el malestar y deterioro de la función de músculos y articulaciones y sus estructuras asociadas.
  • Caídas, lesiones y tensiones, los efectos de una mala postura.
  • Estrés emocional y dolor de cabeza.
  • Deterioro de la función de los sistemas, como problemas digestivos, trastornos circulatorios, enfermedades respiratorias, oído, nariz, garganta.
  • La Osteopatía también se ha demostrado efectiva para ayudar en la atención hospitalaria y la convalecencia post-operatoria.
  • Lesiones deportivas a todos los niveles, incluyendo a los atletas de élite.
  • Los problemas asociados con el embarazo, los recién nacidos y la infancia. Trastornos pediátricos: cólicos, reflujo, secuelas derivadas de la aplicación de ortodoncias, trastornos del sueño, hiperactividad, dificultad de aprendizaje, alteraciones del crecimiento, entre otras.
  • Transtornos génito-urinarios.
A veces los pacientes no saben por qué, pero no se sienten bien. Quizás no se sienten o no están tan equilibrados como deberían.
Estudios recientes han demostrado la eficacia coste-beneficio de la Osteopatía para ser elegida en una serie de condiciones y enfermedades.
Estos estudios sugieren que el uso de la Osteopatía es rentable, puede disminuir la necesidad para el paciente de un tratamiento farmacológico, puede evitar exponer al paciente a pruebas de diagnósticotico y el riesgo de complicaciones y efectos secundarios es en la mayoría de los casos inferior ( Una lista no exhaustiva de estudios puede ser consultada en el apartado Bibliografía).
Además de su función curativa, la Osteopatía también tiene una función preventiva en la salud.
Los objetivos de la medicina preventiva son promover y mantener una buena salud, prevenir enfermedades, la lucha contra la progresión de la enfermedad y prevenir las enfermedades crónicas.
La función preventiva de la Osteopatía está determinada por la visión osteopática de la enfermedad y la salud como un fenómeno gradual, donde la disfunción del paciente es interpretada como el pródromo (primeros indicios, pequeñas señales previas al inicio de los síntomas específicos) de la patología.
La esencia de esta visión osteopática de la enfermedad y la salud es que el organismo lleva en sí el potencial para la salud.
Esta visión conduce a una forma de prevención, que difiere de lo que la sociedad actual entiende en el sentido de la misma.
Contraindicaciones al tratamiento osteopático:
Los osteópatas tienen la responsabilidad de diagnosticar y derivar adecuadamente a los pacientes cuando la condición del paciente requiere una intervención terapéutica externa a la competencia del osteópata. También es necesario reconocer la existencia de enfoques y técnicas concretas que están contraindicadas en condiciones específicas
Condiciones sistémicas que constituyen contraindicaciones absolutas para las técnicas directas
  • Sospecha de trastorno hemorrágico
  • Episodios de sangrado prolongado
  • Farmacoterapia anticoagulante sin una evaluación reciente del tratamiento
  • Anomalías en la coagulación
  • Enfermedades del tejido conjuntivo congénitas o adquiridas que comprometen la integridad del tejido
  • Trastornos metabólicos, enfermedades metastásicas y/o reumatoideas donde pueda haber un compromiso de la integridad de huesos, tendones, ligamentos o articulaciones
Condiciones sistémicas que constituyen contraindicaciones relativas para las técnicas directas
  • Osteoporosis
  • Osteopenia
Contraindicaciones absolutas para la aplicación específica y local de las técnicas directas
  • Aneurisma aórtico
  • Heridas abiertas, trastornos de la piel, cirugía reciente
  • Hidrocefalia aguda
  • Hidrocefalia sin diagnóstico diferencial
  • Hemorragia intracerebral aguda
  • Isquemia cerebral aguda, incluyendo isquemia transitoria
  • Sospecha de malformación arteriovenosa cerebral
  • Aneurisma cerebral
  • Colecistitis aguda con sospecha de fuga o ruptura
  • Apendicitis aguda con sospecha de fuga o ruptura
  • Lesión craneal cerrada aguda o sub-aguda
  • Hernia discal intervertebral aguda con signos neurológicos progresivos
  • Sospecha o evidencia de compromiso vascular
  • Sospecha de compromiso de la arteria vertebral
  • Malformación congénita
  • Síndrome agudo de la cola de caballo
  • Implante de lente ocular (primer período post-operatorio)
  • Glaucoma no controlado
  • Neoplasia
  • Sospecha de compromiso óseo, como en la osteomielitis, la tuberculosis ósea, etc., o riesgo de la misma
Contraindicaciones absolutas para la aplicación específica y local del “thrust” o de la técnica de impulso
  • Técnica específica sobre una articulación con fijación interna quirúrgica
  • Huesos o articulaciones con estabilidad comprometida, como puede ocurrir en focos neoplásicos, enfermedad metastásica, artritis supurativa, artritis séptica, enfermedades reumáticas, osteomielitis, tuberculosis ósea, etc
  • Fractura aguda
  • Hematoma o absceso óseo o intramuscular
Contraindicaciones relativas para la aplicación específica y local del “thrust” o de la técnica de impulso
  • Hernia discal intervertebral
  • Distensión ligamentosa en el lugar de aplicación
  • Lesión aguda de latigazo cervical
Contraindicaciones absolutas para la aplicación local de las técnicas indirectas, fluídicas, de balance y reflejas
  • Hidrocefalia aguda sin diagnóstico diferencial
  • Hemorragia cerebral aguda
  • Accidente vascular intracerebral agudo
  • Sospecha de malformación arteriovenosa cerebral
  • Aneurisma cerebral
  • Sospecha de peritonitis aguda
  • Apendicitis aguda u otra enfermedad visceral con sospecha de fuga o ruptura
  • Lesión craneal cerrada reciente
Contraindicaciones relativas para la aplicación local de las técnicas indirectas, fluídicas, de balance y reflejas
  • Enfermedad metastásica
  • Neoplasia
  • Lesión craneal cerrada

Staylogic Informática Tarragona - Informática empresarial en Tarragona